Sustentabilidade e economia

Sostenible y económico, los pellets de madera ganan protagonismo en el mercado y ayudan en la preservación de la naturaleza.

Económicos y sostenibles, los pellets de madera se producen a partir de aserrín de madera, libre de cualquier sustancia química, que después de ser procesada, se convierte en el producto. Sirven como fuente de energía sostenible, después de todo, contaminan menos que la madera y los combustibles fósiles.

Los pellets de madera son opciones productivas que se utilizan cada vez más en todo el mundo, ya que garantizan calidad y sostenibilidad. Sirven como un biocombustible más económico, representando aproximadamente la mitad del precio en comparación con los combustibles fósiles.

Además, los pellets de madera son un combustible limpio y eficiente, no dañan el medio ambiente y son más asequibles que el gas y el petróleo. Con un sistema sencillo, el uso de pellets se realiza de forma automatizada.

Por ejemplo, al utilizar pellets para calentar agua, todo el proceso es automático, inyectando solo lo necesario para la combustión, tal como ocurre en el control de temperatura. El panel de control permite controlar la temperatura del generador preprogramado, apagando el quemador de pellets cuando el generador alcanza la temperatura. Cuando la temperatura interna del agua del generador disminuye, el quemador se reactiva, reiniciando el proceso de encendido hasta que se reanude la temperatura deseada. Esta reanudación es automática sin necesidad de intervención del operador.

Según un estudio de la Universidad de Ámsterdam, el uso de pellets de madera para calefacción puede emitir hasta una décima parte de dióxido de carbono, un combustible renovable que libera una baja tasa de CO2, que es el mismo capturado durante el crecimiento de los árboles.

Además de tantas ventajas, no hay necesidad de cortar árboles para producir estos pellets, ya que están fabricados con desechos de madera de aserraderos y madera descartada, como cortezas, recargas, nervaduras, astillas y otros.

Fácil de manipular y transportar, su forma granular permite optimizar el transporte y almacenamiento. Al ser un producto natural sin aditivos, no desprenden vapores ni malos olores.